como manejar la soledad funeraria

Cómo manejar la soledad en el duelo

La soledad, según la RAE, es la circunstancia de estar solo o sin compañía y el sentimiento de tristeza o melancolía que se tiene por la falta, ausencia o muerte de una persona. Bien, ¿cómo manejar la soledad que nos deja el fallecimiento de un ser querido?

Hay muchas personas que se sienten solas por diferentes motivos, la muerte de una pareja, amigo o familiar es solo una de ellas. Tipos de duelo. Durante este artículo te mostramos los tipos de soledad que existen y 4 formas de enfrentarte a la soledad propuestas por Wikihow.

¿Qué tipos de soledad existen?

Según la web de Psicología y Mente existen 7 tipos de soledad con los que la persona a lo largo de su vida puede enfrentarse. Esta categorización habla de formas en las que la soledad puede darse y, evidentemente, pueden darse varios tipos de soledad a la vez. Aquí te enumeramos los siete tipos de soledad.

1. Soledad contextual

Este tipo de soledad es aquella que solo se da un ámbito de la vida de la persona, por ejemplo en el trabajo o en casa. Es posible que la persona no se sienta sola todo el tiempo y que simplemente le suceda esto en algunos contextos.

2. Soledad transitoria

La soledad transitoria se basa en la duración limitada de esta emoción. Puede ser que la persona se sienta sola en situaciones concretas que ocupan un momento del día o todo el día. Una vez pasada esa situación, la persona deja de sentir esa soledad. Esto se puede dar, por ejemplo, en los casos de conflicto con otras personas cuando la falta de comunicación puede provocar esta emoción.

3. Soledad crónica

Como su propio nombre indica, este tipo de soledad se prolonga en el tiempo y se extiende a varios ámbitos de la vida de la persona. La palabra crónica no debe llevarnos al equívoco de pensar que nunca se supera. Si la persona desea salir de esa sensación de soledad, aunque sea de este tipo, podrá hacerlo. P

Podemos encontrarnos este tipo de soledad cuando la persona vive una vida repetitiva y monótona que la lleva a vivir siempre en los mismos ambientes haciendo que su vida social no evoluciones.

4. Soledad autoimpuesta

Cuántas veces has pensado «necesito un poco de tranquilidad». La vida a veces puede ser estresante, dolorosa y pesada. En estos casos la persona puede necesitar estar a solas consigo misma, aunque esto no implicaría soledad.

En cambio si la persona siente miedo a las relaciones sociales o siente desconfianza del resto de personas, puede querer aislarse de forma voluntaria para no salir herida o perjudicada en su interacción social

5. Soledad impuesta

La soledad impuesta es una consecuencia de la privación a la que se somete una persona en contra de su voluntad. Las causas de esta soledad suele ser falta de tiempo libre por horario laboral, vivir lejos de la red de apoyo o familia, etc.

Es una de las soledades más habituales, pero no quiere decir que la persona no pueda salir de ella.

6. Soledad existencial

Esta tipo de soledad es la más conceptual y diferente con el resto de soledades. Está motivada por una sensación de vivir apartado del entorno que le rodea, de falta de conexión con los demás. En este sentido más que una consecuencia por la falta de interacción social es una experiencia subjetiva, una forma de ver el mundo y la vida propia.

7. Soledad psicopatológica

Cuando hablamos de soledades psicopatológicas hablamos de situaciones de soledad donde la salud mental de la persona se ve mermada provocando trastornos mentales que necesitan una supervisión profesional.

Si sientes alguna de estas soledades en tu vida diaria y no sabes cómo salir de ellas, puedes ponerte en contacto con Dopsi Psicologia y Salud

4 métodos que te ayudarán a saber cómo manejar la soledad

como manejar la soledad

Combatir la sensación de soledad puede basarse en el conocimiento de nuevas personas, el aprendizaje de apreciar el tiempo a solas y el de reconectar con la familia. Es probable que existan muchas formas de controlar la sensación de soledad.

A continuación te contamos 4 formas de lidiar con la soledad, basadas en el post de cómo manejar la soledad de wikihow.

Comprende tus sentimientos para saber cómo manejar la soledad

Identifica las razones por las que te sientes sola o solo, quizá te ayude escribir un diario o tener una libreta donde anotar cuándo y por qué aparecen esos sentimientos. Practicar un poco de meditación o dedicar algún ratito a estar en silencio paseando o en casa te ayudará a mantener la mente ordenada. Si lo necesitas, habla con una persona profesional de la psicología.

Consuelo y autocuidado en el sentimiento de soledad

Es importante que hagas el ejercicio de hacer consciente la soledad. ¿Por qué estás sola o solo? ¿Cuáles son los motivos? Y no olvidarte de contestar ¿qué puedes hacer para cambiarlo? Enumera cuáles son tus actividades favoritas y dedica un ratito al día a hacer algo que te haga sentir bien: leer un libro, cocinar, ordenar armarios, pasear, tomar una café con esa persona a la que hace tiempo que no ves…

También es importante experimentar, cuando estés preparada/o, alguna actividad a solas. Puedes ir al cine, el teatro, tomar un café o leer un libro en un parque sin otra compañía que la tuya. ¡O quizá quieres adoptar una mascota! Si te apetece, valora primero si estás en el momento de cuidar de otro ser vivo o si tienes tiempo para hacerlo.

Ideas para el autocuidado en el duelo

Focalízate en la socialización como forma de afrontar la soledad

Si tu proceso de duelo te lo permite y te encuentras con ganas, también puede ayudarte esforzarte un poco en socializar con personas desconocidas. Involúcrate en actividades sociales como voluntariados, actividades del barrio o grupos de ocio. Desafíate a ti misma/o y propón algún plan a tus amigos/as o acércate para conocer a alguien.

Si no te sientes en ese momento, pasa tiempo con tu familia. Estar con personas que te aman y cuidan solo te ofrecerá cosas buenas. Trabaja también en ser amable con las personas para crear ambientes positivos a tu alrededor. Únete a alguna red social que te permita estar en contacto con tu entorno o personas a las que no puedes ver con frecuencia.

Cómo manejar la soledad disfrutando de ella

A veces es posible que simplemente te apetezca disfrutar de tu soledad porque lo necesitas. En ese caso haz bien la diferencia entre estar sola o sentir soledad. Localiza tus habilidades y gustos, dedica un tiempo a la semana a satisfacer tus propias aficiones. Haz deporte, mantener tu cuerpo en movimiento te ayudará a sentirte mejor contigo misma y con el entorno.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.